Nos castigan por fracasar

Los datos reflejan que la mitad de los trabajadores autónomos fracasan. Y decir la mitad, es el mismo resultado que tirar una moneda al aire.

Estos malos resultados empresariales se refuerzan con un comportamiento social perverso: castigamos al que fracasa. Admiramos al que todo le va bien, empatizamos con él. Por el contrario, denostamos al que falla, asociamos el fracaso con incompetencia y falta de compromiso.


España castiga el fracaso

No creo que cuando las cosas salen mal tengan una interpretación positiva. Cierra tu negocio y ya verás como “sales reforzado en lo personal y lo profesional” (?!) Fracasar es jodido, para ti y tu familia, te sientes una mierda, tardas en encajar el golpe.

Pero cuando las cosas van mal, la situación te obliga a reinventarte, a tener cintura. Acumulas experiencia real que te va a servir en tu nuevo rumbo, te apoyas en los que están contigo, creces y mucho.

Toda esta reflexión responde al cierre de Brainsins, explicado a corazón abierto por Corti y sus socios. Os recomiendo que escuchéis el capítulo 131 “El largo adiós de Brainsins“, ejemplo de conocimiento, aprendizaje y sobre todo verdad.


Confío en que ya estamos en el camino de considerar que el fracaso es un componente natural del aprendizaje.

Imagen de Juan Pablo Serrano Arenas de Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑